Dios tiene la ultima palabra

DIOS TIENE LA ULTIMA PALABRA

Dios es el único que puede decir no a algo en tu vida.

Nadie tiene control sobre tu vida, solo El si lo reconocemos como Señor de toda nuestra vida.

Pero no solo eso, Dios es capaz de transformar un no en si.

Gente desvalorizada por el mundo, descartada, sin embargo, Dios piensa de otra manera.

No aceptes los no, si no vienen de parte de Dios, No aceptes los no de la sociedad, no aceptes tus propios no.

Cosas que pensaste que no podías, que eran imposibles pero ahora, por el poder de Dios todo se torna posible.

Tenemos algunos casos bíblicos de esto:

1)      David:

8 Entonces llamó Isaí a Abinadab, y lo hizo pasar delante de Samuel, el cual dijo: Tampoco a éste ha escogido Jehová.

    9 Hizo luego pasar Isaí a Sama. Y él dijo: Tampoco a éste ha elegido Jehová.

    10 E hizo pasar Isaí siete hijos suyos delante de Samuel; pero Samuel dijo a Isaí: Jehová no ha elegido a éstos.

    11 Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.

    12 Envió, pues, por él, y le hizo entrar; y era rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer. Entonces Jehová dijo: Levántate y úngelo, porque éste es.

    13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.

A los ojos del hombre, David NO era para ser rey. Estaba olvidado cuidando las ovejas de su padre, siendo fiel en lo poco. Sin embargo El era el ungido de Jehová. Dios te ve de otra manera. No con los parámetros que el hombre lo hace.

2)Jefté:

2)Jefté:

Jueces 11

 1 Jefté galaadita era esforzado y valeroso; era hijo de una mujer ramera, y el padre de Jefté era Galaad.

    2 Pero la mujer de Galaad le dio hijos, los cuales, cuando crecieron, echaron fuera a Jefté, diciéndole: No heredarás en la casa de nuestro padre, porque eres hijo de otra mujer.

    3 Huyó, pues, Jefté de sus hermanos, y habitó en tierra de Tob; y se juntaron con él hombres ociosos, los cuales salían con él.

    4 Aconteció andando el tiempo, que los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel.

    5 Y cuando los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel, los ancianos de Galaad fueron a traer a Jefté de la tierra de Tob;

    6 y dijeron a Jefté: Ven, y serás nuestro jefe, para que peleemos contra los hijos de Amón.

32 Y fue Jefté hacia los hijos de Amón para pelear contra ellos; y Jehová los entregó en su mano.

    33 Y desde Aroer hasta llegar a Minit, veinte ciudades, y hasta la vega de las viñas, los derrotó con muy grande estrago. Así fueron sometidos los amonitas por los hijos de Israel.

Jefté, estaba marcado, para ser un fracasado en la vida, pero finalmente lo fueran a buscar para ser líder y Dios estaba con El y le concedió una gran victoria. De ser un hombre sin tierras, sin herencia, sin familia, sin nada. Dios lo pone en lugar de liderazgo.

1)    Lázaro:

Dios tiene la última palabra, con respecto a tu enfermedad a situaciones que parecen de muerte, pero que en realidad son para que se vea la gloria de Dios.

Muerte de Lázaro

Juan 11

 1 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.(A)

    2 (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.(B))

    3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.

    4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

10 pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.

    11 Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle.

    12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará.

    13 Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño.

    14 Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto;

Resurrección de Lázaro

 38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima.

    39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.

    40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

    41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.

    42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

    43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: !!Lázaro, ven fuera!

    44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Casos en que Dios dijo la última palabra.

Sanidad: Jesús sana a un leproso
(Mt. 8.1-4; Mr. 1.40-45)

 12 Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.

    13 Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él.

   Hechos 3:1-7 (Reina-Valera 1960)

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Hechos 3

Curación de un cojo

 1 Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.

    2 Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.

    3 Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna.

    4 Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos.

    5 Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo.

    6 Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.

    7 Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;

Económicos:

2 Reyes 4 (Reina-Valera 1960)

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

2 Reyes 4

El aceite de la viuda

 1 Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos.

    2 Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite.

    3 El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas.

    4 Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte.

    5 Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite.

    6 Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite.

    7 Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

Ministeriales: 

Juan Marcos.

Hechos 15:37-40 (Reina-Valera 1960)

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

37 Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos;

    38 pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia,(A) y no había ido con ellos a la obra.

    39 Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre,

    40 y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor,

 2ª de Timoteo 4:11

11 Sólo Lucas(C) está conmigo. Toma a Marcos(D) y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.

Acaso habrá algo que Dios no pueda hacer?

Una enfermedad que El no pueda sanar?

Habrá algo que escape a su control y a su cuidado?

NADA ES IMPOSIBLE PARA DIOS, si puedes creer en su poder y aceptar el amor que El hoy trae a tu vida.

Levántate en fe y cree que quien hizo los milagros que leíste anteriormente y muchos más, lo puede volver a hacer en tu vida.

Su poder no ha cambiado El es el mismo, ayer, hoy y por siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s